¿Por qué la gente de la URSS participó en las elecciones?

¿Por qué la gente de la URSS participó en las elecciones?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Es bien sabido que las elecciones en la URSS tenían un solo candidato en la lista, lo que no le dio una opción real al votante.

Si bien era posible votar en contra de un candidato, no había ninguna posibilidad realista de que el votante estuviera en la mayoría para que el candidato fracasara. Aún más, había medios mucho más efectivos para actuar contra un político: apelar a la oficina local del partido, luego a una superior, luego posiblemente a la prensa, luego a las personas autorizadas y finalmente tal vez a la oficina del fiscal si se suponía que había alguna. se sospecha de un delito (y solo un comportamiento impropio o de estilo de vida superior al promedio podría ser una razón suficiente para la investigación o la exclusión de la fiesta). Votar en contra sería totalmente inútil.

Dicho esto, no hubo castigo por no participar (a diferencia de Corea del Norte, por cierto, donde la votación es obligatoria). Sin embargo, mucha gente participó en las elecciones. Además, la participación en las elecciones en la URSS fue mucho mayor que la participación en la Rusia moderna, donde se puede votar de muchas maneras por varios políticos.

¿Cuál fue la razón de tanta participación? Algunas personas afirman que se debe a que se pueden comprar alimentos deficitarios en los puntos de votación, pero esto no me parece una explicación completamente satisfactoria, especialmente dado que la práctica de ofrecer comida en los puestos de votación fue cambiando con el tiempo y alcanzó su apogeo a finales de la URSS. .


De un comentario de Sassa NF:

En la vida real, les pregunté a mis padres por qué todavía iban a votar; les pregunté esto después del colapso de la URSS. La respuesta fue exactamente lo que dije: "¿estás loco? Se sabría al instante y habría consecuencias".

Sentí curiosidad y le pregunté a mi madre. Nació a principios de la década de 1950, por lo que su respuesta cubre los años 1969 a 1986 (en 1986 comenzó la Perestroika y el régimen soviético comenzó a aflojarse).

Dijo que asistió por primera vez a las elecciones, por curiosidad, en 1969, cuando pudo votar. Apenas asistió a las elecciones posteriores, hasta 1989. No hubo repercusiones. Era una persona soviética habitual, con un título universitario (economista).

Su hermano era miembro del Partido Comunista y en realidad sirvió en un aparato de comité de distrito (una especie de aparato de la oficina del subalcalde responsable de gobernar un distrito en Ekaterimburgo, entonces Sverdlovsk). Además, era parte de sus funciones asegurar la presencia de "materiales de propaganda" de diversa índole en las calles, que yo recuerde.

Las únicas reprimendas que recibió fueron las reprimendas de su madre, mi abuela, quien le reprochó levemente por ser tan negligente mientras su hermano pasaba el día sentado en una mesa de votación (estaba en una comisión electoral). Nunca sufrió por el absentismo de su hermana.

Mi padre tampoco votó nunca. Se despertó temprano el día de la votación y fue a la mesa de votación para comprar algunos de los bienes deficitarios antes de que se agotaran. Eso fue todo un incentivo. A una persona occidental le resultaría difícil imaginar qué incentivo era en una economía deficitaria. Después de comprar los productos, dio un giro y se fue a casa, después de haber hecho un buen FA en términos de votación real.

Me dijo que, hipotéticamente, uno podría ser reprendido en el trabajo por no votar, y sospecha que podría fallar en obtener algunas de las mejores comodidades disponibles para aquellos que adulaban el sistema. Es decir, podría no obtener una gira turística a un país de Europa del Este. Pero no lo consideró algo serio. No era miembro del Partido y creía que la costa del Mar Negro estaba bien para un viaje familiar, si a cambio podía eludir, al menos en parte, la participación en el circo.

¿Cuál fue la razón de tanta participación?

Intenté buscar en Google algunos textos escritos por historiadores profesionales sobre este tema. Una búsqueda rápida en Google trajo un pequeño artículo, cuyo autor (Alexander Fokin) menciona la importancia de la propaganda y el factor de que la gente sea cautelosa para no salirse de la línea, para no llamar la atención por su absentismo. ¿Pero fue ese incentivo lo suficientemente fuerte en los años posteriores a Stalin? También encontré una disertación de un Podosinnikov Andrei, que cubre el período 1950-1970. Afirma que las elecciones fueron ampliamente difundidas y se convirtieron en una especie de fiesta para la mayoría de la población. En ese ambiente navideño, se mantenía la tradición de ir a "votar", a pesar de que la mayoría de la gente entendía la falsedad del proceso.

Estoy seguro de que en la era de Stalin mis padres habrían asistido a las elecciones: el miedo era fuerte mientras Stalin estaba vivo. Pero no tengo ninguna razón para dudar de sus relatos sobre el período de los años setenta y ochenta. Se podría sugerir que hubo una amplia manipulación de las estadísticas por parte de comisiones de bajo nivel. Mi superficial búsqueda en Google no mostró ningún resultado en ese sentido. Si encontrara alguno en el futuro, ampliaría mi respuesta. Hasta entonces, serán básicamente un par de relatos contados de primera mano.


Referencias:

  • Александр Фокин: Выборы в СССР в 1960-1970-е гг .: симуляция или элемент демократии?

  • Подосинников Андрей Юрьевич. ИСТОРИЧЕСКИЙ ОПЫТ ПРОВЕДЕНИЯ ВЫБОРОВ В ОРГАНЫ НАРОДНОГО ПРЕДСТАВИТЕЛЬСТВА НА ТЕРРИТОРИ ТИ ОРСОЙ70.


Cuando se habla de participación y el número de votos del candidato, debe tener en cuenta que estos números eran en su mayoría falsos. Nadie realmente contó. Otra cosa que es difícil de entender para los occidentales es el sentimiento permanente de miedo. La gente sabía que había un récord, quién votó y quién no. También creían que se puede rastrear cómo votaron.

Y esto realmente sucedió. Llegas al lugar de votación, muestras tu DNI (pasaporte interno), te entregarán el papel y te notificarán que votaste.

Más cerca de la noche iban a buscar a las personas que no votaban, llamaban a sus puertas y pedían votar. Nadie quería problemas (con muy pocas excepciones).

De todos modos, la gente quería que sus amigos, vecinos y colegas los vieran cerca de las botas de votación, sin hablar de esa gente de tela simple que siempre andaba por ahí.

(Esta respuesta es una cuenta de participante).


Incluso en USA tu participación en las elecciones se registra: cuando llega a la cabina, su nombre está marcado en los registros. Ciertamente se registró en la URSS y, debido a la "propiska"(el registro obligatorio de su dirección con el gobierno local), los funcionarios sabían exactamente dónde encontrar a aquellos que mostraban su deslealtad al gobierno al negarse a participar en la votación. Escuché relatos de primera mano de funcionarios de nivel inferior del PCUS que fueron enviados a esas direcciones al final del día de las elecciones para averiguar si los que faltaron a la votación tenían una excusa aceptable (como una enfermedad) y recordarles sus deberes cívicos si no la tenían.

Aquellos que sirvieron en el Ejército no tuvieron otra opción. Algunas divisiones tenían "concursos de votación": las unidades competían para ver quién votaría más rápido. Los soldados se alinearon bajo la supervisión de sus oficiales y cuando se les dio la orden de votar al comienzo del tiempo de las elecciones, las filas correr por las casetas, registrando sus votos exactamente como se ordenó lo más rápido posible. La unidad que fue más lenta fue reprendida por falta de disciplina.

En resumen, la participación en las elecciones, así como las opciones ofrecidas, no eran una cuestión del libre albedrío de los ciudadanos en la URSS. Era un "Balagan", un espectáculo. No estoy muy seguro de qué propósito sirvió. ¿Fue fingido mostrar a sus ciudadanos que sus decisiones eran importantes? ¿Fue fingido mostrar a los extranjeros que la URSS era una democracia? ¿La idea de la democracia? ("¿Crees que votan en EE. UU.? Sí, claro, votan por un espectáculo como tú lo haces aquí"). ¿Fue solo para detectar ciudadanos insuficientemente leales? ¿Fue una combinación de las razones anteriores?


Solo lee la ley.

El Положение о выборах в Верховный Совет СССР (1945) que es La estatua de las elecciones al Consejo Supremo de la URSS (1945) estados:

Статья 106. Если поданное количество голосов по округу составляет меньше половины числа избирателей, имеющих право голосова-ния по этому округу, Окружная избирательная комиссия по выборам в Совет Союза или по выборам в Совет Национальностей отмечает об этом о протоколе и сообщает Немедленно в Центральную избирательную комиссию и в Избирательную комиссию по выборам в Совет Национальностей Cоюзной, автономной рес-публики, автономной цоболаглики. В этом случае Центральная из-бирательная комиссия назначает новые выбо-ры не позднеее, чем ве возднеее, чем вепозднее, чем вепозднее, чем вепоздные, чем вепозднее, чем вепозднее, чем вепозднее, чем вепоздныы.

traducción de google ligeramente editada:

Articulo 106. Si el número especificado de votos en el distrito electoral es menos de la mitad del número de votantes elegibles para votar en este distrito, la comisión electoral de distrito para las elecciones al Consejo de la Unión y para las elecciones al Consejo de Nacionalidades toma nota del hecho en el Protocolo e informes de inmediato a la Comisión Electoral Central y Comisión Electoral para las elecciones al Consejo de Nacionalidades de la república unida, la república autónoma, la región autónoma o el ámbito nacional. En este caso, la Comisión Electoral Central nombrará nuevas elecciones a más tardar dos semanas después de la primera elección.

en otras palabras, si la participación fuera baja tendrían que repetirlo todo nuevamente dentro de dos semanas.

Eso por sí solo es una buena razón para animar a los participantes.


Al igual que en las elecciones mismas, lo que realmente sucedió en la URSS no necesariamente coincidió con lo que las reglas y la ley decían que estaba sucediendo. La gente puede tener cuidado de que si no se le ve votando, habrá consecuencias sin importar lo que diga la ley.


De hecho, ha habido muchos factores.

  • La gente estaba inconsciente que existen otros enfoques. Es difícil de creer para un occidental, pero la propaganda kommunista funcionó muy bien: realmente creían esta es la única forma de votar, y el "Occidente podrido" tiene una situación aún peor;
  • La gran mayoría de la gente creía que podía cambiar al menos algo a nivel local. Por ejemplo, elegir un "mejor" kommunista le ayudaría a presionar el interés de una ciudad en el nivel "republicano";
  • "Donos" (Wikipedia, RUS), el hábito de presentar quejas a la KGB (o al sindicato, o al núcleo del partido local), como medio para ganar una competencia, estaba muy extendido en todo el sistema soviético. Si has visto alguna cosa y no se quejó, habrá una queja sobre usted (por no quejarse). Así que si Alicia no asistió a las "elecciones" y Beto lo ha visto, o habrá Bob's quejarse de Alicia o De Charlie quejarse de ambos Alicia (por no asistir) y Beto (para no quejarse);
    • Esto no significa que la KGB necesariamente vendrá a llevarte al campo de concentración de GULAG la noche siguiente a las 4 de la mañana. Pero es posible que vea algunos obstáculos inesperados en sus actividades futuras: el más pequeño es la imposibilidad de obtener un boleto gratis para „pansionat“ (Casa de vacaciones) para sus hijos el próximo verano. Los "sindicatos" regalaron entradas a los "ciudadanos" más leales.
  • Aquellos que realmente entendieron la situación, también se dieron cuenta de que ese 99,9% de los votos eran falsos. Independientemente de si asiste o no, se contará su "voto";
  • No descarte la importancia de la posibilidad de comprar alimentos deficitarios, también. A pesar de los miserables "salarios", el déficit era aún mayor. La mayoría de la gente había tenido dinero no utilizado, y asistir a las "elecciones" fue una gran oportunidad para comprar al menos algo. Además, me opondría al punto de "la práctica de ofrecer comida en los puestos de votación ... alcanzó su punto máximo en la URSS tardía", para mí fue todo lo contrario: comenzó a disminuir a fines de la década de 1980 y casi se perdió en 1990, cuando no quedaba nada que ofrecer.

Resumen

El sistema ha sido construido de esta manera, literalmente no había forma de escapar de él.


Encontré este texto sobre la participación en las elecciones soviéticas en el sitio de la Universidad Estatal de Moscú. No sé quién es el autor.

Algunos puntos:

  • En la elección se podía golpear a todos los candidatos y escribir uno. Había un lugar para hacerlo en la boleta electoral. La lista de votación no se consideraría inválida después de eso (a diferencia de la Rusia moderna). Si la mayoría lo hiciera, el escrito manualmente en persona se consideraría elegido.

  • A veces, había casos en los que los habitantes de un bloque vivo accedían a no ir a las elecciones, por ejemplo, hasta que el estado no hiciera una reconstrucción capital de su casa. Este sería un incidente extraordinario reportado a los niveles más altos y todas las demandas serían satisfechas de inmediato. Debido a esta costumbre, algunos ancianos todavía dicen "no vayamos a las elecciones porque esto y esto no se hace". El autor dice que esto se debe a que la gente no entiende que el dominio soviético se acabó y esto ya no funcionaría.


Las elecciones soviéticas a menudo tenían muchos candidatos, de hecho, muchos partidos. Por supuesto, TODOS los partidos y candidatos tenían que ser aprobados por los órganos apropiados del PCUS, convirtiéndolos en títeres del PCUS (que era el punto).
Además del excelente resumen de Alex sobre cómo funcionaba la URSS (al que muchos países europeos se están acercando mucho, por ejemplo, en los Países Bajos se registra cada votante, lo que puede o no estar vinculado a sus votos reales emitidos (en el caso de la votación electrónica, ciertamente tienen la opción, pero no sé si realmente se hace), la gente bien podría votar por la gente local, especialmente en las elecciones locales y regionales, con la esperanza de que el candidato de su pueblo / pueblo pueda hacer algo por ellos en los niveles superiores de la burocracia del partido eventualmente.


La participación en las elecciones

Las tasas de participación electoral dependen de muchos factores, incluido el tipo de sistema electoral, los grupos sociales a los que pertenecen los votantes, las personalidades y creencias de los votantes, sus lugares de residencia y una serie de otros factores idiosincrásicos.

El nivel y tipo de elección tienen un gran impacto en la tasa de participación electoral. La participación electoral es mayor en las elecciones nacionales que en las estatales o provinciales, y mayor en estas últimas que en las locales. Si las elecciones locales se celebran al mismo tiempo que las elecciones provinciales o nacionales, generalmente se logra una mayor participación de votantes que en las elecciones no concurrentes. El hecho de que una elección sea partidista o no partidista también afecta la participación, ya que menos personas participan en elecciones no partidistas. Los partidarios de los partidos políticos votan con más frecuencia que los que no tienen una identificación partidista. La participación también suele ser mayor en las elecciones de candidatos que en elecciones sin candidatos, como los referendos. Existe evidencia de que las elecciones basadas en la representación proporcional tienen una mayor participación electoral que las elecciones de mayoría o pluralidad. La participación electoral tiende a ser baja en los distritos electorales no competitivos o seguros y elevada en los competitivos. La cercanía percibida de una contienda electoral y el grado de polarización ideológica entre partidos o candidatos pueden afectar la competitividad de la elección y, en consecuencia, su participación. La frecuencia de las elecciones también está relacionada con la participación de los votantes, ya que menos personas tienden a participar en países donde las elecciones son más frecuentes.

Los tecnicismos de la ley electoral pueden privar de sus derechos a muchos votantes potenciales. Por ejemplo, las personas que cambian su residencia legal pueden perder temporalmente su voto debido a los requisitos de residencia para los votantes en su nuevo distrito electoral. Los complicados procedimientos de registro de votantes, combinados con un alto nivel de movilidad geográfica, reducen significativamente el tamaño del electorado activo en los Estados Unidos, mientras que en muchos otros países el tamaño del electorado se maximiza mediante el registro iniciado por el gobierno inmediatamente antes de una elección. . El registro de votantes en los Estados Unidos se deja en gran medida a la iniciativa de las personas y los partidos políticos, aunque en la década de 1990 se intentó aumentar el registro de votantes mediante la implementación de "leyes de votantes motorizados", que permitían a los ciudadanos registrarse para votar cuando recibían o renovaron sus licencias de conducir.

Los niveles relativamente bajos de participación electoral están asociados con bajos niveles de educación, estatus ocupacional e ingresos. Los grupos de la sociedad que se han liberado más recientemente también tienden a votar a tasas más bajas. Durante un período significativo del siglo XX, las mujeres votaron con menos frecuencia que los hombres, aunque la diferencia se había borrado a finales de siglo en la mayoría de los países. Las tasas de participación de las minorías raciales son generalmente más bajas que las de los grupos mayoritarios, y los miembros de la clase trabajadora votan con menos frecuencia que los miembros de la clase media. En muchos países, la participación de los jóvenes es significativamente menor que la de las personas mayores.

El hecho de que ciertos tipos de personas no voten en las elecciones tiene importantes implicaciones. La mayoría de los análisis han encontrado que si todos los votantes elegibles emitieran su voto, el equilibrio del poder electoral favorecería a los miembros de la sociedad que recientemente han obtenido el derecho al voto y los menos privilegiados.

Un pequeño grupo de personas son no votantes concienzudos. Otros, que perciben el voto más como un instrumento de censura que de apoyo, pueden no votar porque están satisfechos con el gobierno actual. Sin embargo, este grupo de no votantes voluntarios también es pequeño. De hecho, los no votantes generalmente están menos satisfechos con el statu quo político que los votantes. El voto es un instrumento bastante contundente e ineficaz para expresar el descontento, y es más probable que el no votar sea un síntoma de alienación del sistema político que de satisfacción con él.

Varios factores aleatorios influyen en la participación individual en elecciones específicas. Las campañas electorales varían en intensidad. Una atmósfera de crisis puede inducir a un gran número de personas a votar en una ocasión, mientras que en otra la posibilidad de votar por un candidato extremista puede aumentar la participación de quienes normalmente no están interesados. Incluso el clima puede afectar la participación electoral.

La participación de los votantes varía de un país a otro. Por ejemplo, aproximadamente la mitad de la población en edad de votar participa en las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Por el contrario, muchos países europeos tienen tasas de participación superiores al 80 por ciento. Incluso dentro de Europa, sin embargo, la participación varía significativamente. Por ejemplo, la Italia posterior a la Segunda Guerra Mundial ha tenido un promedio de alrededor del 90 por ciento, mientras que menos del 40 por ciento del electorado participa en las elecciones en Suiza. Las investigaciones han sugerido una disminución a largo plazo en la participación en las elecciones nacionales en las democracias occidentales desde la década de 1970, parece más probable que esto sea una consecuencia de la desalineación partidista (es decir, un debilitamiento de la identificación partidista), la erosión de las divisiones sociales basadas en la clase y religión y creciente descontento de los votantes.


Participación dentro de la Alemania nazi

A lo largo de la década de 1930, muchos alemanes ayudaron en los esfuerzos del régimen nazi para sacar a los judíos de la vida política, social, económica y cultural de Alemania. Los activistas nazis —líderes nazis locales y miembros de organizaciones paramilitares nazis, las SA y las SS, y las Juventudes Hitlerianas— utilizaron la intimidación contra judíos y no judíos para hacer cumplir las normas sociales y culturales nazis. Por ejemplo, acosaron a los alemanes que ingresaban a las tiendas judías o que mostraban simpatía hacia los judíos.

Pero incluso los alemanes que no compartían la creencia nazi extrema de que "los judíos" eran una fuente de "contaminación racial" participaron en diversos grados en la persecución judía. Por ejemplo, los miembros de clubes deportivos, grupos de libros y otras asociaciones voluntarias expulsaron a los judíos. Los adolescentes dentro de las escuelas y universidades disfrutaron de su nueva libertad para acosar a sus compañeros de clase judíos o incluso a los adultos. Muchos alemanes comunes se involucraron cuando adquirieron negocios, casas o pertenencias judías vendidas a precios de ganga o se beneficiaron de una competencia comercial reducida cuando los judíos fueron expulsados ​​de la economía. Con tales logros, estas personas desarrollaron un interés en la persecución en curso.

Algunos propietarios y vecinos denunciaron a los inquilinos u otras personas por comportamiento privado que observaron. Esto incluyó el delito de "profanación racial", relaciones sexuales entre judíos y personas de "sangre alemana o afines", o violaciones del párrafo 175 del código penal alemán, que prohibía la homosexualidad.

Los alemanes que no desempeñaron un papel activo respondieron a la persecución judía de diversas formas. Un gran número siguió pasivamente la exclusión de los judíos de sus lugares de trabajo y su aislamiento dentro de las escuelas y comunidades. Otros vitorearon como espectadores a eventos como desfiles públicos para avergonzar a los acusados ​​de "profanación racial".

Las políticas y acciones nazis, combinadas con las respuestas de la élite y los alemanes comunes, culminaron en el aislamiento casi total de los judíos de la sociedad alemana a fines de 1938. Aunque muchos alemanes aprobaron la marginación de los judíos, desaprobaron la violencia y la destrucción de la propiedad. que ocurrió durante los pogromos liderados por los nazis del 9 al 10 de noviembre de 1938 (Kristallnacht). Sin embargo, pocos hablaron. Lo mismo sucedió durante las deportaciones de judíos de Alemania después de que comenzara la Segunda Guerra Mundial. En áreas donde las deportaciones provocaron cierto descontento, los propagandistas nazis simplemente intensificaron sus esfuerzos para promover la aceptación de la eliminación del "enemigo interno".


¿Quiénes son los VF + y por qué se desempeñaron tan bien en las elecciones?

Uno de los partidos más pequeños que ganará terreno en las sextas elecciones democráticas nacionales y provinciales de Sudáfrica es el Freedom Front Plus (VF +). El partido es ahora el quinto más grande en el parlamento, con el 2,38% de los votos nacionales, frente al 0,9% en 2014. Obtuvo seis escaños más, lo que elevó su número de diputados a 10. Aunque pequeño en comparación con los tres partidos principales: el africano Congreso Nacional (ANC), la Alianza Democrática (DA) y los Luchadores por la Libertad Económica (EFF); los logros de VF +, sin embargo, fueron una sorpresa. Thabo Leshilo pidió explicaciones a Keith Gottschalk y Dirk Kotze.

¿Qué es Freedom Front Plus (VF +) y su historia?

Dirk Kotze: El Freedom Front Plus (VF +) fue formado en marzo de 1994 por el general Constand Viljoen como un grupo separatista del Afrikaner-Volksfront, que no quería participar en las primeras elecciones democráticas de Sudáfrica en 1994. Inscribió al partido en las elecciones. después de que se hiciera una concesión para incluir la autodeterminación como un principio constitucional adicional en la Constitución provisional de 1993.

Antes de las elecciones generales de 2004, el Frente de la Libertad se fusionó con el Partido Conservador y Afrikaner-Eenheidsbeweging. En 2006 se fusionó con otro partido conservador, la Alianza Federal de Louis Luyt, que pasó a llamarse Freedom Front Plus.

En 1994, su principal objetivo de política fue establecer una volkstaat, o estado independiente. Recibió el 2,2% del voto popular. En 1999, se redujo al 0,8%, donde permaneció en todas las elecciones posteriores hasta 2014.

En las elecciones de 2019, la VF + volvió a su nivel de apoyo de 1994, con el 2,5% del voto nacional. Lo hizo expandiéndose primero en la provincia del Noroeste al 4,4% del voto provincial en Gauteng al 3,8% del voto provincial y en el Estado Libre al 4,1% del total de votos.

Keith Gottschalk: El VF + tiene un emblema naranja, blanco y verde, que evoca la bandera vierkleur de la República Sudafricana de Paul Kruger. Desde sus inicios en 1994, el partido representó a quienes sentían que el ex presidente FW de Klerk había traicionado al “afrikaner volk” ante los negros, el ANC y el Partido Comunista.

Fue en ese año que el general Constand Viljoen movilizó a más de 20 000 milicianos afrikaner armados. Los persuadió de que no lanzaran un levantamiento contrarrevolucionario, sino que votaran por el Parlamento.

Sus acciones iban a tener amplias repercusiones. Una fue que los partidos que negociaban el fin del apartheid, en un proceso conocido como la Convención por una Sudáfrica Democrática (Codesa), establecieron un sistema electoral de representación proporcional para garantizar que las minorías, en particular los afrikaners blancos, estuvieran representadas en el parlamento y las legislaturas provinciales. y municipios.

¿Qué representa la fiesta?

Dirk Kotze: En 1994, la política de la VF se centró en el ideal de un volkstaat, o una región autónoma dentro de Sudáfrica con un alto nivel de autonomía comunitaria, especialmente la autodeterminación cultural.

A menudo se referían a la organización belga de consejos culturales como modelo a considerar. Con el tiempo, la política de volkstaat se ha vuelto menos prominente. Desde las elecciones del gobierno local de 2016, se ha redefinido a sí mismo como un partido para las minorías, y no solo para los blancos de habla afrikáans.

Para esta elección, se asoció con Bruin Bemagtigingsbeweging (BBB) ​​o "Movimiento de Empoderamiento de Color" de Peter Marais y fue nominado como su candidato a Premier de Western Cape. (La clasificación racial era la base de todas las leyes del apartheid. Colocaba a las personas en uno de cuatro grupos: nativos, de color, asiáticos o blancos. Las personas "de color" eran las de ascendencia mixta europea, africana o asiática).

En su manifiesto electoral promovió la descentralización del poder y más gobierno de las comunidades. También se opone vehementemente al empoderamiento económico de los negros y la equidad en el empleo en su forma actual, y también a la expropiación de tierras sin compensación.

Keith Gottschalk: VF + aboga por la fundación de un Consejo Afrikaner para representar a los hablantes de afrikáans dispersos geográficamente en el país. Defiende los valores cristianos y quiere una mejor aplicación de la ley contra los asesinatos en granjas. Se ejecutó en una campaña que incluía la promesa de apoyar

las víctimas blancas y de color de la acción afirmativa y el empoderamiento económico de los negros.

¿Quiénes son sus partidarios?

Dirk Kotze: La mayor base de apoyo de VF + se encuentra en Gauteng. Tiene muy poco apoyo en Eastern Cape y KwaZulu-Natal. La mayoría de sus nuevos partidarios votaron anteriormente por la Alianza Democrática. La postura del fiscal del distrito hacia las decisiones de las universidades de Pretoria y el noroeste sobre el afrikáans como idioma de enseñanza se menciona como un ejemplo de la indiferencia de esa parte hacia sus intereses.

Keith Gottschalk: En las elecciones de 1999, la mayoría de los votantes afrikaner respondieron positivamente al uso que hizo Tony Leon del eslogan "luchar" en su campaña electoral. León era el líder del Partido Democrático liberal, que ahora es la Alianza Democrática. Tenía al ANC en la mira.

Haciéndose eco de ese grito de batalla, VF + utilizó el eslogan "Slaan terug" (que significa "devolver el golpe" en afrikáans) en estas elecciones. Su objetivo eran las políticas de acción afirmativa de la ANC.

¿Qué nos dice su creciente popularidad sobre Sudáfrica?

Dirk Kotze: Proporciona una idea de las complicaciones dentro de la DA y la fase de transición que está experimentando en este momento. Demuestra la dificultad que tiene el partido para equilibrar los intereses de los miembros existentes con los de los nuevos miembros.

En el contexto sudafricano, estos no son simplemente intereses materiales o de clase. También se trata de intereses y expectativas como resultado de circunstancias históricas y de nuevas oportunidades frente al miedo a ser excluido de estas oportunidades.

En 1994, el VF + recibió un apoyo significativo en un momento de incertidumbre durante la transición. El último regreso a los mismos niveles de apoyo podría ser un indicio de una sensación similar de incertidumbre sobre cuestiones de identidad, como el afrikáans como idioma, así como cuestiones relacionadas con la raza.

Algunos dirían que más referencias al Tribunal de Igualdad por acusaciones de incitación al odio son indicadores de un aumento de las políticas de identidad en Sudáfrica.

Esta elección contó con 48 partidos compitiendo por los votos. Algunos eran de izquierda con un enfoque socialista y radical, mientras que otros eran más conservadores económica y políticamente. Esto significó que los tres partidos principales (ANC, DA, EFF) debían ocupar el centro del espectro. A su vez, esto hizo más espacio para fiestas como el VF +.

Keith Gottschalk: La mayor votación de la VF + indica que el DA está perdiendo votantes afrikaner a su derecha. Además, el VF + parece haber atraído a algunos votantes de color. La circunscripción de VF + está compuesta mayoritariamente por protestantes blancos afrikaners. Pero, en esta ocasión, parece haber hecho incursiones entre los conservadores de color al ganar votos de color en las zonas rurales de Western y Northern Cape.

El VF + se mantuvo firme en sus baluartes de votación, que incluyen los suburbios afrikaner en Gauteng y las provincias del noroeste en particular. Y, naturalmente, ganó de manera abrumadora en Orania, una ciudad en el Cabo Norte que solo habla afrikáans.

Los votantes que apoyaron al VF + procedían de los dos principales partidos de oposición, en particular del DA, pero también del ANC. El ANC perdió una gran cantidad de votantes de color a raíz de una enconada disputa laboral en algunos departamentos estatales, incluidos los servicios penitenciarios.

Los gerentes designados por la ANC implementaron una versión de acción afirmativa que limitaba a los de color a uno de cada 11 trabajos y uno de cada 11 promociones. Los carceleros de color se sintieron traicionados por el gobierno del ANC y por su sindicato pro-ANC, Popcru.

Fue el sindicato Solitariteit, dominado por afrikaner, respaldado por VF +, el que ganó un caso de prueba en nombre de los guardianes de color.

* Keith Gottschalk es politólogo en la Universidad de Western Cape y Dirk Kotze es profesor de ciencias políticas en la Universidad de Sudáfrica.

** Las opiniones expresadas aquí no son necesariamente las de Independent Media.


Historia guiada

& # 8220 & # 8230 Necesitamos esa generación de jóvenes que empezó a alcanzar la madurez política en medio de una lucha disciplinada y desesperada contra la burguesía. En esta lucha, esa generación que está formando auténticos comunistas debe subordinarse a esta lucha y vincularse a ella en cada paso de sus estudios, educación y formación. & # 8221

-V.I. Lenin, Tareas de las ligas juveniles (moral burguesa y comunista)

Larga vida a los jóvenes pioneros: los dignos sustitutos del Komsomol leninista-estalinista (Fuente: New Gallery, 2000).

Introducción:

Los niños de la Unión Soviética ocupaban un lugar especial en el corazón de los ciudadanos y del Partido. They represented not only the innocence of youth, but also the promise of the socialist future in order for the international Marxist Revolution to succeed, the youth had to be treated well and educated politically. Communist authorities took many routes to achieve this goal. Primarily, the Communist Party fostered a cult of childhood, much like Stalin’s cult of personality, which idealized Soviet childhood. The Communist Party formalized this cult through youth organizations such as the Komsomol, Young Pioneers, and Little Octobrists.

Much as Lenin did in his 1920 speech to the Komsomol, this cult relied on a juxtaposition between “true” Communist children and everyone else. By institutionalizing this reverence for childhood, the Communist Party isolated those children who did not join such groups, and were in fact able to create a radical other, or class enemy, before citizens even entered the workforce. The force of this institutionalization was seen most strongly in the formative years of the Soviet Union, and was perfected under Stalin. The effect these groups had is undeniable the Communists created secondary communities for children to align themselves with. Rather than attach themselves most strongly to their families, Soviet children were taught to prioritize Communism above all, and these youth organizations provided the very first encounters with socialism. This had the significant effect of diminishing the role of the family structure, and these groups became the primary outlet for self-expression among Soviet children. To carry the identity card of the Komsomol was to declare oneself a loyal Communist.

Komsomol Membership Card (Wikimedia Commons)

This guided history will attempt to identify different aspects which contributed to the development of the Soviet cult of childhood, from the organization of youth groups, to childhood education, as well as the role of propaganda and nostalgia. It will approach these topics both from political and social perspectives, and display how Communist ideology manipulated the experience of childhood for political gain.

Libros

Background Information:

Kirschenbaum, Lisa. Small Comrades: Revolutionizing Childhood in Soviet Russia, 1917-1932 (New York and London: Routledge Falmer, 2001).

In this book, Kirschenbaum traces the institution of kindergarten in the Soviet Union, and uses early childhood education as a lens to understand the Bolshevik ideological revolution. She analyzes how the Communist Party attempted to reconcile economic constraints with the urgent need to educate children on the principles of socialism. She details the way in which ideology was navigated and projected onto young children, and explains that kindergartens in fact became a secondary caregiver as more women moved into the workplace. The text is fundamental in describing just one way in which children were imbued with the Communist spirit, and molded by it.

Kelly, Catriona. Children’s World: Growing Up in Russia 1890-1991 (New Haven: Yale University Press, 2007).

Kelly appears to be one of the seminal scholars in the field of Soviet childhood studies, as she has authored numerous books and articles on the topic. This text is especially useful as it provides the reader with a broader scope of inquiry, beginning in tsarist Russia and ending with the collapse of the Soviet Union, lending to a useful comparative framework. Most significantly, Kelly attempts to infiltrate the child’s world during these times, and truly recreate it for the reader. She enmeshes herself in all aspects of children’s culture, from heroic stories in children’s literature to the rituals of toilet training. Kelly skillfully refrains from editorializing and moralizing, and instead paints the complexities of childhood life, which though uniquely Russian in this case, seem to also approach some universal themes.

Kelly, Catriona. Comrade Pavlik: The Rise and Fall of a Soviet Boy Hero (London: Granta, 2005).

With this work, Kelly narrows her focus to the now infamous story of Pavel Morozov, a boy whose story achieved cult status in the Soviet Union. Thirteen years old at the time of his death in 1932, Pavlik epitomized the loyalty to the Communist regime that the Party may have hoped from all children. The legend goes that, upon discovering that his father was resisting collectivization, Pavlik turned his father into the local authorities. This act resulted in his (and his younger brother’s) brutal murder by relatives. In the Central Archives, Kelly gained access to the KGB file of Pavlik’s subsequent murder trial, and dedicates a large portion of the book to investigating this. More useful to this topic, however, how this case reflects the life of the child under Stalin, seen in how Pavlik was later glorified as a cult hero of the Young Pioneers and used as a propaganda tool.

Morozov's monument in Sverdlovsk (destroyed). Pioneer deposing oath.

Bronfenbrenner, Urie. Two Worlds of Childhood: U.S. and U.S.S.R (New York: Russell Sage Foundation, 1970).

More informative than analytical, Bronfenbrenner incorporates his training as a social psychologist to study the lives of Soviet children in this 1970 work. Though sometimes misguided in his judgments of American childrearing, he nonetheless details important developments in Soviet society, especially with regard to the organization of the collective, and how that affects childhood. Though much more psychological than historical in method, Bronfenbrenner nonetheless utilizes his own experiences visiting the Soviet Union to explain how the collective nature of Soviet society, with its youth and school groups, as well as the role and influence of non-parental adult figures such as teachers, assist in forming the new Soviet man.

“Other” Children:

Ball, Alan M. And Now My Soul is Hardened: Abandoned Children in Soviet Russia, 1918-1930. (Berkeley: University of California Press, 1994).

In this work, Ball presents the other, darker side of Soviet childhood: homeless children of the 1920s. Ball argues that while the problem of street children (besprizorniki) existed in pre-revolutionary Russia, the numbers in which they existed in the decade following the Bolshevik revolution was staggering, and the largest in Russian history. He points to famine of 1920-1 in particular as having the greatest effect in turning children onto the streets. Ball then traces government attempts to combat this problem, primarily by placing these youth in children’s homes, and comments on the reasons such efforts failed, primarily financial and social. This is an important work to use to juxtapose the contrasting sides of Soviet social policies, and highlights the vast difference in ways of life for privileged children and those abandoned.

Homeless Children Sleeping (1922) Source: Russian State Film & Photo Archive at Krasnogorsk. 2000.

Frierson, Cathy A. and Vilensky, Semyon S. Children of the Gulag. (New Haven: Yale University Press, 2010).

Another work focusing on Soviet children abandoned by the Party, Frierson and Vilensky’s documentary history studies the youngest victims of Stalinist repressions. This is a topic not often covered in research on the Gulags, but the two authors investigate the fates of those children whose adults were declared class enemies, or enemies of the people. The arrest of parents not only traumatized the children and marred them socially, but the authors contend that there were very real and practical problems which faced them as well, such as limited access to food and revolting conditions in orphanages. Through the oral histories collected by the authors, they present a story which strongly discredits the notion of a happy Soviet childhood.

Forsaken By Everone, We Have Perished (1920s) This evocative painting depicts street children who are ignored by heartless passers-by. Source: Hoover Political Poster Database. 2007.

Children’s Diaries:

Lugovskaya, Nina. The Diary of a Soviet Schoolgirl: 1932-1937. (Moscow: Glas New Russian Writing, 2003).

Nina begins writing her diary in 1932, at the age of thirteen, as her father returns home to Moscow from Siberian exile. Though detailed in describing her daily life, the diary is more impressive for her vehement denunciations of Stalin and the Communist Party, whom she learns to despise during her father’s three years in exile. This diary would soon be her greatest source of anguish, though, as it was found in a 1937 raid on her family’s apartment by the NKVD. Her last entry is January 3, 1937, the day before the raid. Following this event, Nina, her mother, and two sisters were sentences to five years in the Kolyma labor camps. The four women all survived, and were released in 1942, but Nina’s diary was confiscated by the NKVD, only later to be discovered by researchers in Soviet archives.

Rozenberg, Lena Jedwab. Girl With Two Landscapes: The Wartime Diary of Lena Jedwab, 1941-1945. (New York: Holmes & Meier, 2002).

This diary was written by Lena Jedwab, a Polish girl who left her home of Bialystok for a Young Pioneers summer camp in June 1941 at the age of sixteen. After the German invasion of the Soviet Union, however, the camp was evacuated and she was separated from her family. She spent two years in an orphanage, and then moved to Moscow for university. During this time, the rest of her family was killed in Treblinka, a fact she discovered only after the war ended. Living on a collective farm in the countryside, she adjusts to peasant life, and tries to reconcile socialist beliefs with the anti-Semitism she experiences. Lena herself tries to find the happy childhood spoken of in Soviet propaganda, but to no avail.

Journal Articles

Gorsuch, Anne. “Soviet Youth and the Politics of Popular Culture during NEP.” Social History, Vol. 17, No. 2 (May 1992): 189-201.

In this article, Gorsuch analyzes how the Bolsheviks struggled to transform Russian society by using the youth population. She analyzes the way in which culture was constructed through projects targeted at Soviet youth, and how the younger generations were seen as the greatest promise to the Bolsheviks. Specifically, she studies the movies and dress of the Soviet urban youth as presenting the biggest cultural hurdle to the Bolsheviks. By studying these aspects of social and cultural life, Gorsuch argues that they had to be overcome by the Bolsheviks in order to construct a cultural hegemony. She explains that while political hegemony was easily established by the Bolsheviks, and was manifested in the youth by the Komsomol, the Bolsheviks would struggle for many years to establish their dominance in the culture of Soviet youth.

Knight, Rebecca. “Representations of Soviet Childhood in Post-Soviet Texts by Liudmila Ulitskaia and Nina Gabrielian” Modern Language Review, 2009 July, Vol.104(3): 790-808.

Here, Knight analyzes the role of collective memory and mythologized nostalgia for childhood in post-Soviet literature. Using the works of two Russian writers in particular, Liudmila Ulitskaia and Nina Gabrielian, Knight demonstrates how recent post-Soviet authors have begun to combat the image of the happy Soviet childhood. Knight contends that two aspects of the Soviet system which created a uniquely Soviet childhood experience. First, the lives of children in the Soviet Union were shaped by state institutions to a larger extent than other Western societies, namely by the regulation of education and leisure activities. These regulations were fundamental in the formation of ideal Soviet citizens. Second, Knight argues that the propaganda of the happy Soviet childhood was effective in idealizing the childhood experience, as well as creating a direct link between the happy child and the successful state. In the rest of the article, Knight traces these two arguments in the works of Ulitskaia and Gabrielian.

Thank you, Comrade Stalin, for our Happy Childhood (1936) Source: Diane P. Koenker: The Soviet Union since 1917. 2002.

Riordan, Jim. “Soviet Youth: Pioneers of Change.” Soviet Studies, Vol. 40, No. 4 (Oct. 1988): 556-572.

In this article, Riordan focuses on the Soviet “youth,” which he defines as aged from 15-30 years old. Also contrary to other works mentioned here, Riordan studies the role of these young Soviets in the years following Khrushchev’s thaw. Nonetheless, it is an insightful article which details how the objects of the study became the harbingers of change and rebellion in Soviet states at this time. He explains that the youth culture has departed from the hyper-organized ways of Stalinism, and instead begun more to resemble Western, independent countercultures. He claims that by 1985, Soviet youth was no longer synonymous with the Komsomol, and instead began to take more creative forms. His understanding of the role of the Komsomol, and how it had changed by 1985, is significant and lends to a greater understanding Soviet youth rebellions.

Film Resources

Two recently produced documentaries relate to the issue of childhood in the Soviet Union and Russian Federation. El primero, My Perestroika (2010), follows four Russians who grew up during the time of perestroika. They speak at length about their childhoods, and describe the changes they witnessed in their country. Though not directly related to the cult of childhood, it still studies important themes of nostalgia for the Soviet childhood experience.

A second documentary, Putin’s Kiss (2012), covers the story of Masha Drokova, a leader in the Russian youth organization Nashi. It follows her as she comes to terms with the unseemly side of this organization, and how she tries to cope and reconcile her own values. Nashi could be viewed as an ideological successor to groups such as the Komsomol, and as such is significant in understanding youth culture in the former Soviet Union.

Online Resources

Annals of Communism: Stalinism as a Way of Life: A Narrative in Documents:

An online companion to a text collection of the same name, Lewis Siegelbaum and Andrei Sokolov present over 150 documents collected from Soviet archives related to life under Stalinism. The documents relate to penal colonies, collectivization, and operations of the Politburo, but also include relevant texts on the Young Pioneers and Komsomol.

Flickr: My Happy Soviet Childhood:

A flickr group which includes photos related to scenes of everyday life, as well as those related specifically to Soviet children, such as games and toys, classroom scenes, as well as state propaganda.

English Russia: Life of a Soviet Child:

This website has reproduced an American book from the “Children of the World Series” from 1987, detailing the everyday life of the Muscovite girl Katya. Light-hearted and meant for children, the book still offers a glimpse of childhood from the late-Soviet period, and also demonstrates the way in which this was viewed by the West.


A C T I V I T Y

All states have some voting restrictions. Are they necessary? Below are five traditional restrictions on the right to vote. Form small groups to decide whether your state should retain each of these restrictions. Before making a decision on each restriction, the group should discuss and write answers to these two questions:

  1. What are some reasons favoring the restriction?
  2. What are some reasons against the restriction?

After the groups have finished their work, each restriction should be discussed and voted on by the entire class.


Hard Times Return

German leaders, like their counterparts in other countries, looked for ways to end the depression. And like other leaders in 1929, they failed. The chancellor of the Weimar Republic that year was Hermann Müller, a Social Democrat. When he was unable to steer the country toward prosperity, President Paul von Hindenburg named a new chancellor a year later. This time, he chose Heinrich Brüning of the Catholic Center Party.

Brüning convinced President Hindenburg to invoke Article 48 (see reading, Creating a Constitutional Government) to suspend the constitution so that the chancellor would be able to act quickly and decisively, without consulting the Reichstag, to address the severe economic crisis. Even so, Brüning could not pull Germany out of the depression.

To an increasing number of Germans, democracy appeared unable to cope with the economic collapse, and only the most extreme political parties seemed to offer clear solutions to the crisis. The Communist Party won support with their argument that to end the depression, Germany needed a government like the communist one in the Soviet Union. They said that the government should take over all German land and industry from capitalists, who they claimed sought only their own profit. Communists promised to distribute German wealth according to the common good. The Nazis, on the other hand, blamed the Jews, Communists, liberals, and pacifists for the economic crisis in Germany. They promised to restore Germany’s standing in the world and Germans’ pride in their nation. They also promised an end to the depression, campaigning behind slogans such as “Work, Freedom, and Bread!”

Many saw the Nazis as an attractive alternative to democracy and communism. Among them were wealthy industrialists who were alarmed by the growth of the Communist Party. They liked the Nazis’ message: it was patriotic, upbeat, and energetic. Both the Communists and the Nazis made significant gains in the Reichstag elections in 1930.

Number of Deputies in the Reichstag 1928–1932

In 1932, Hitler became a German citizen so that he could run for president in that year’s spring election. His opponents were Ernst Thälmann, the Communist candidate, and Paul von Hindenburg, the independent incumbent. In the election, 84% of all eligible voters cast ballots. One observer noted that as voters went to the polls, each saw the war behind him, “in front of him social ruin, to his left he is being pulled by the Communists, to his right by the Nationalists, and all around him there is not a trace of honesty and rationality, and all his good instincts are being distorted into hatred.” 1

Each voter had to figure out which party offered the best solution to the nation’s problems. To understand those choices, compare the platforms of the Social Democratic Party and the Communist Party with that of the Nazi Party, which can be found in reading The Beginning of the Nazi Party.

Social Democratic Party Platform

We are committed to maintaining the Republic and a policy that will allow Germany to take its rightful place among the free governments of Europe.

  • We will support the present German Republic so that freedom, democracy, and justice will live in the hearts of our German countrymen.
  • We will honor all of Germany’s obligations, political and financial, in order that Germany’s honor and respect will not be decreased in the eyes of the world.
  • We plan to create more jobs by undertaking an extensive program of public works.
  • We will provide unemployment compensation for up to six months.
  • We will cut government expenditures to lower taxes.
  • We believe in the right of those who disagree with the party to speak and write on those issues without interference.

Communist Party Platform

We are committed to the overthrow of the presently existing, oppressive Republic and all of its economic and social institutions. We favor:

  • The abolition of private property.
  • The establishment of land reform programs, so that the government can take over the land and distribute it for the common good.
  • Government ownership of all industrial productive forces, so that they can be run for the benefit of the people rather than the capitalists.
  • A foreign policy that regards the Soviet Union as an ally against capitalism.

To the German people: The cause of your misery is the fact that French, British, and American capitalists are exploiting German workers to get rich themselves. Germans, unite to get rid of this terrible burden. 2

The German voters re-elected President Hindenburg, with Hitler finishing second. But in elections for the Reichstag held in the months after the presidential election, the Nazis’ popularity increased even more.

1932 Presidential Election

What issues decided the elections? In considering the question, historian Peter Fritzsche focuses on two kinds of lines—one of “anxious men in front of the labor exchange” and one of “storm troopers in parade formation.” In the first three months of 1930, 3.3 million people were unemployed a year later, the number was nearly 5 million, and it jumped to 6.1 million in early 1932. In 1928, 800,000 voters supported the Nazi Party the number jumped to 6.4 million in 1930 and then to 13.4 million in 1932. Fritzsche writes: “At the height of the crisis, in the winter of 1932, more than 40 percent of all workers in Germany were unemployed. Most of these had long since exhausted their claims to unemployment compensation and barely subsisted on the dole.” 3

Was it only the depression that led increasing numbers of Germans to support the Nazis? Historian Richard Evans believes the appeal of the Nazis was more than their pledge to end the depression. He writes that German voters in 1930 were

protesting against the failure of the Weimar Republic. Many of them, too, particularly in rural areas, small towns, small workshops, culturally conservative families, older age groups, or the middle-class nationalist political milieu, may have been registering their alienation from the cultural and political modernity for which the Republic stood. . . . The vagueness of the Nazi programme, its symbolic mixture of old and new, its eclectic, often inconsistent character, to a large extent allowed people to read into it what they wanted to and edit out anything they might have found disturbing. Many middle-class voters coped with Nazi violence and thuggery on the streets by writing it off as a product of excessive youthful ardour and energy. But it was far more than that, as they were soon to discover for themselves. 4

Having studied voting patterns in Germany in the 1920s and early 1930s, historian Dick Geary writes: “The Nazi Party was . . . without doubt a Volkspartei [people’s party]: recruiting its members and its voters across a broad range of social groups, from both sexes and from the older as well as the younger generation.” 5 Yet, Geary notes, the Nazis were never able to win a majority of the seats in the Reichstag.


4 The Grapes Of Wrath Was Banned For Showing Poor People With Cars

When Stalin first heard they were making a movie of Las uvas de ira, he was thrilled. This, he believed, would be the perfect piece of anti-American propaganda. The story of the plight of impoverished US laborers would show the dangers of capitalism and the misery that afflicts its poor.

The movie came out in the USSR, titled The Road to Wrath because they couldn&rsquot let anything allude to the Bible. However, instead of pitying the Americans, the Soviet people were impressed because even the poorest people in the film still had their own cars.

The book and film were banned shortly after. The lives of starving Okies, it turned out, were too glamorous to be shown in the communist state.


Cost of Living 1960

1960 The cold war continued to become colder as the two sides distrusted the other more and tried to influence other parts of the world. John Kennedy and Lyndon Johnson won the Presidency with one of the smallest margins in history ( 113,000 votes ) out of 68.3 million. The sexual revolution of the 60's had begun with the use of birth control pills and Hugh Hefner opening the first of his Playboy clubs in Chicago. The "Flintstones" is shown on television for the first time and movies this year include "The Magnificent Seven" and "Psycho" . Notable technical achievements include the invention of the Laser and a Heart Pacemaker. France tests its first atomic bomb and joins those countries with nuclear bomb technology. Notable names that appear in the limelight that year include "Cassius Clay" and "Sir Francis Chichester" . The US sends the first troops to Vietnam following the French withdrawal in 1954 in the fight against communist North Vietnam.


Richard Nixon: Impact and Legacy

Richard Nixon's six years in the White House remain widely viewed as pivotal in American military, diplomatic, and political history. In the two decades before Nixon took office, a liberal Democratic coalition dominated presidential politics, and American foreign policy was marked by large-scale military interventions in the two decades after, a conservative Republican coalition dominated presidential politics, and direct military intervention was by and large replaced with aid (sometimes covert, sometimes not) to allied forces. Nixon intended his presidency to be epochal and, despite being cut short by Watergate, it was.

Nixon and his presidency are often termed "complex" (sometimes "contradictory"). Scholars who classify him as liberal, moderate, or conservative find ample evidence for each label and conclusive evidence for none of them. This should be expected of a transitional political figure. In foreign and domestic policy, Nixon's inclinations were conservative, but he assumed the presidency at the end of the 1960s, liberalism's postwar peak. He could not achieve his overarching goal of creating a governing coalition of the right without first dismantling Franklin Roosevelt's coalition of the left.

As President, Nixon was only as conservative as he could be and only as liberal as he had to be. He took credit for the creation of the Environmental Protection Agency while privately noting that if he had not taken this liberal step, the Democratic Congress would have forced more liberal environmental legislation on him. This was a President who could philosophically oppose wage and price controls and privately express the conviction that they would not work, while still implementing them for election-year effect. Still his tactical flexibility should not obscure his steadiness of political purpose. He meant to move the country to the right, and he did.

Nixon's most celebrated achievements as President—nuclear arms control agreements with the Soviet Union and the diplomatic opening to China—set the stage for the arms reduction pacts and careful diplomacy that brought about the end of the Cold War. Likewise, the Nixon Doctrine of furnishing aid to allies while expecting them to provide the soldiers to fight in their own defense paved the way for the Reagan Doctrine of supporting proxy armies and the Weinberger Doctrine of sending U.S. armed forces into combat only as a last resort when vital national interests are at stake and objectives clearly defined.

But even these groundbreaking achievements must be considered within the context of Nixon's political goals. He privately viewed the Strategic Arms Limitation Talks and the China initiative as ways to blunt criticism from the political left. And while his slow withdrawal from Vietnam appeared to be a practical application of the Nixon Doctrine, his secretly recorded White House tapes reveal that he expected South Vietnam to collapse after he brought American troops home and prolonged the war to postpone that collapse until after his reelection in 1972.

Ultimately, the White House tapes must shape any assessment of Nixon's impact and legacy. They ended his presidency by furnishing proof of his involvement in the Watergate cover-up, fueled a generation's skepticism about political leaders, and today provide ample evidence of the political calculation behind the most important decisions of his presidency. They make his presidency an object lesson in the difference between image and reality, a lesson that each generation must learn anew.


Ver el vídeo: Qué fue la Unión Soviética y cómo se disolvió dando lugar a 15 países independientes. BBC Mundo


Comentarios:

  1. Vudoktilar

    No tienes que probar todo

  2. J?n

    los felicito, la idea admirable y es oportuna

  3. Arajind

    Lamento interrumpirlo, pero ¿podría dar más información?

  4. Hanbal

    Y así también sucede :)



Escribe un mensaje